Una bola de fuego casi tan brillante como la Luna llena sobrevoló el centro de España a las 1,23 horas del 30 de septiembre. La roca que originó este fenómeno entró en la atmósfera a una velocidad de unos 95.000 kilómetros por hora y procedía de un asteroide.

Así lo ha indicado a Europa Press el científico del Instituto de Astrofísica de Andalucía José María Madiedo, quien es responsable del proyecto Smart en este centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas con sede en Granada.

Debido a su gran luminosidad, este fenómeno, que ha sido grabado por los detectores del proyecto Smart. Además, pudo verse desde todo el país con un llamativo color verdoso.

Entró en la atmósfera a unos a unos 95.000 kilómetros por hora

El evento ha sido analizado por el investigador responsable del proyecto Smart, el astrofísico José María Madiedo. Este análisis ha permitido determinar que la roca que originó este fenómeno entró en la atmósfera a unos a unos 95.000 kilómetros por hora y procedía de un asteroide.

El choque con la atmósfera a esta enorme velocidad hizo que la roca se volviese incandescente. Esto generó así una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 95 kilómetros sobre la provincia de Ciudad Real. De esta manera, siguió una trayectoria «prácticamente vertical». Finalmente, la bola de fuego se extinguió a unos 40 kilómetros de altitud.

Esta bola de fuego ha sido registrada por los detectores del proyecto Smart desde los observatorios astronómicos de La Sagra (Granada); La Hita (Toledo), Sierra Nevada (Granada), Calar Alto (Almería) y Sevilla.

Estos detectores operan en el marco de la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa. Este proyecto tiene como objetivo «monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar».

La última bola de fuego registrada data del pasado julio

Los detectores del proyecto SMART, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, desde los observatorios astronómicos de Sevilla y de Calar Alto (Almería) y Sevilla confirmaron el pasado 24 de julio, el paso de una bola de fuego sobre el sur de España a 220.000 kilómetros por hora.

La bola de fuego ha sido grabada a las 3:49 horas de la madrugada del 22 de julio. El fenómeno se ha producido al entrar en la atmósfera terrestre una roca procedente de un cometa a una velocidad de unos 220.000 kilómetros por hora.

El choque con la atmósfera a esta enorme velocidad hizo que la roca se volviese incandescente. Esto generó una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 120 kilómetros sobre el Golfo de Cádiz; desde allí avanzó en dirección noroeste, extinguiéndose a unos 75 kilómetros de altitud sobre el nivel del mar.