Irrumpió en el mundo del cine como el azahar en la primavera: con olor a novedad. Como un de torbellino de miel y seducción en medio de la entonces aún no juvenil escena española. Maribel Verdú fue entonces turgencia e inocencia. Provocación ajena en cuerpo propio, una suerte de encanto adolescente que no podía evitar su condición de Lolita pese a que ella no pretendía ni de lejos esta etiqueta. ¿O quizá sí?

¿Era un ángel tímido guarecido en las curvas peligrosas de una anatomía hembra? ¿O una natural seductora con ademanes de colegiala aún desconcertada en el ámbito de la relación mujer-hombre?

Encarnó algunos papeles en las postrimerías de su niñez. Y entró de lleno en las cámaras del séptimo arte cuando la adolescencia -la suya- ya enamoraba del cabo de Gata al de Finisterre. Al trasluz de España entera.

Maribel Verdú digamos que fragmentó la escenografía de mediados de los años 80 en televisión. La rejuveneció. Que por aquel entonces proyectaba seriales de obras clásicas de la literatura. Verdú presentó credenciales ejerciendo de estanquera de la humildad.

Pronto demostró que además de dotes interpretativas también poseía unos encantos físicos que no dudó en mostrar. Y se arrogó el derecho de un ‘Interviú’ que marcaría época. Sobre todo entre los jovencillos que también bailaban las canciones de Hombres G y que escondían la revista debajo de los cojines menos accesibles de sus hogares. Cosas de cuando entonces.

Su nombre completo es María Isabel Verdú Rollán. Nació en Madrid el 2 de octubre de 1970. Cumple este 2 de octubre de 2020, por tanto, 50 años. 50 espléndidos años. Y toda España ha de felicitarla. Porque sigue actuando como nunca y además cosechando excelentes críticas y premios de relumbrón.

Recordemos que, entre otros, ha sido merecedora de dos Premios Goya, en el Premio Nacional de Cinematografía en España y el Premio Ariel en México. Siendo como es una actriz que ha trabajado mayormente en España, también lo ha hecho bajo la maestría de directores internacionales como Guillermo del Toro o Francis Ford Coppola.

Cuenta con más de sesenta películas en su haber, así como varias series de televisión, obras de teatro y musicales. Un actriz todoterreno.

Aquellos primeros anuncios de publicidad

A los 13 años de edad comenzó en varios anuncios de publicidad. Y, seguidamente, como modelo de catálogos de moda (de muy conocidas firmas comerciales). Fue a los 15 años cuando decidió dejar los estudios para dedicarse al mundo de la interpretación. Lo tuvo clarísimo.

En sus inicios llegaron pronto títulos como ‘El crimen del capitán Sánchez’, de la mano nada más y nada menos que de Vicente Aranda. Interpreto a la hermana de Victoria Abril. Ahí quedó eso. No era mal comienzo. Luego, enseguida, llovieron oportunidades como ‘La huella del crimen’, ’27 horas’, ‘La estanquera de Vallecas’ o ‘El año de las luces’.

‘Amantes’, de Vicente Aranda, marcaría un antes y un después en su carrera. Títulos como ‘Belle Epoque’, ‘Canción de cuna’, ‘Huevos de oro’, ‘Carreteras secundarias’ o ‘Goya en Burdeos’ harían el resto. Cabe destacar que ha hecho incursiones en otros ámbitos públicos: En 2010 en el mundo de la música, participando en el videoclip Lola soledad de Alejandro Sanz, dirigido por Gracia Querejeta

Un motivo de alegría: el 30 de octubre de 2014 fue una de las presentadoras de la 1.ª edición de los Premios Fénix de Cine Iberoamericano, siendo, además, protagonista de la anécdota de la noche por el apasionado beso, más que apasionado, con su colega de profesión, Daniel Giménez Cacho.

Otra razón para su felicidad: en febrero de 2019, el Ayuntamiento de Fuenlabrada bautizó al teatro del centro cívico municipal La Serna con el nombre de Teatro Maribel Verdú en su honor. Lo dicho: muchas felicidades para una de nuestras actrices más queridas.