Informe Covid sigue informando con voces autorizadas de la mano de Íker Jiménez. El programa de los jueves noche continúa su línea de éxito de audiencias. El tema, por preocupante, interesa sobremanera. El coronavirus manda en la parrilla de los contenidos más solicitados. Íker mueve con destreza el guión de cada programa. Asisten especialistas. Hay libertad absoluta en el debate. No existen directrices ideológicas de antemano. Ni antes, ni durante ni después.

La segunda ola es ciertamente preocupante. ¿Qué estamos haciendo tan mal? Es la pregunta que Íker formula a los cuatro vientos de la actualidad. Algo amenazante sobreviene. ¿Habrá un nuevo confinamiento general? Comienzan a figurar los primeros rótulos en la pequeña pantalla.

Las primeras frases sobreimpresionadas. Por ejemplo: “¿Qué hace Italia que nosotros no estamos haciendo? Las respuestas son varias: el control fronterizo estricto, la prevención, el rastreo… Tampoco hemos seguido los pasos de Alemania”.

En otro orden de cosas se manifiesta que los gimnasios son entornos de riesgo. Lo peor es no llevar mascarilla y la ventilación deficiente. ¿Y los cines? ¿Son seguros los cines? La seguridad de los cines es relativa. Porque no nos debemos quitar las mascarillas para comer las palomitas. Bebidas. Etcétera. Debemos comer las palomitas antes o después de acudir al cine.

Desde la OMS se nos dice que son necesarias medidas policíacas de refuerzo, que se debe implantar una gran noción de facto pedagógica a propósito de que debemos movernos lo menos posible. Hay que correr a toda velocidad hacia una capacidad de diagnóstico precoz. La situación que estamos viviendo es seria. Todo amenaza con volver a números de muertes. No podemos reanudar formas de vida normales.

De nuevo hablando los expertos en la materia

Los contertulios en la mesa. Comienza el debate. Expertos en la materia. Ningún invitado de ocasión. Todos lo son de excepción. Doctor Tomás Camacho. Una de las personas que más test ha realizado. Doctor Carballo. Doctor Gaona. Juan González Armengol. Entrecomillamos algunas de las afirmaciones vertidas por este póker de ases:

“La cifra de fallecidos en nuestro país es casi obscena».

“En Grecia el número de fallecidos ha sido cien veces menor que en España”.

“Conocimiento de la infección, del estado de la infección. No se ha anunciado en ello”.

“No se ha hecho caso a las aguas residuales. Ya en agosto saltaban las alarmas. ¿Por qué no se hizo nada?”.

“Participación de la comunidad. Nos faltan líderes. Dónde están nuestros líderes. No así como aquí. Me parece una canallada lo que ha hecho el Ministro de Sanidad con la Comunidad de Madrid. Se puede haber equivocado, pero no puedes machacarla”.

“La capacidad de sistema de salud también ha fallado. Ahora es cuando estamos buscando médicos”.

“En Italia se han tenido medidas muy estrictas con lo fronterizo”.

“Ha faltado aquí liderazgo, muy al contrario que en Italia”.

“Hay que limitar el daño. Debe haber un comité de expertos inteligente. Que tomen decisiones de manera dinámica sin ningún interés político. Tiene que haber una cabeza pensante que actúe continuamente”.

“El interés político provoca la emisión de mensajes contradictorios».

“Hemos gestionado mal la movilidad y una desescalada demasiado rápida”.

“El peligro está en lo privado, en las reuniones familiares y de amigos”.

“Ante de la desescalada Nueva York tenía 6.000 rastreadores y Madrid sólo 200”.

“El virus se combate en la calle y en los centros de salud”.

“Ha faltado metodología”.

“Si los mensajes entre las autoridades son cruzados, entonces se crea el desconcierto”.

“El confinamiento no deja de ser la expresión del fracaso de la prevención”.

‘Hay que tener en cuenta la densidad poblacional por metro cuadrado”.

“El teletrabajo funcionó”.

“Gastar en mascarillas no es un gasto sino una inversión”.

“Debería ser obligatoria llevar una aplicación instalada en nuestros móviles”.

“Aquí lo que se demuestra es una mala praxis permanente”.

“Es el momento de la unidad porque se avecinan tiempos muy difíciles”.