El Ayuntamiento de Cádiz, a través de la Delegación Municipal de Patrimonio Histórico ha realizado una actuación puntual de conservación del escudo del Torreón del Monumento de Puerta Tierra situado sobre el ático del cornisamiento. En concreto, la citada actuación se ha centrado en la reposición de un cetro empuñado por la figura alegórica de un león integrado en el escudo.

El escudo se debe al diseño original que el ingeniero José Barnola realizó en el año 1751. En éste las dos figuras de leones portaban uno una espada, símbolo de la Justicia, y el otro el Cetro o bastón de mando, representando del poder Ejecutivo.

Según los fondos históricos del Archivo General de Simancas, el diseño presentado por Barnola para el escudo central de Puerta Tierra- fechado en 13 de marzo de aquel año, bajo el nombre de «Portada principal que se propone executar en el centro de la Cortina del Frente de Tierra de Cádiz respecto hallarse arruinada la que existe»-, recoge la figura alegórica del león como portadora del cetro en el lateral derecho del escudo.

La alegoría de la Fama

Basándose en la idea del ingeniero, el escudo se ejecutó reproduciendo el conjunto alegórico, es decir, igual al previsto a mediados del siglo XVIII, pero invirtiendo la posición de ambos elementos, el cetro quedaba situado a la derecha. Junto a ello el escudo quedaba completado con la alegoría de la Fama, banderas, cañones, granadas y bombas.

La Delegación Municipal de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Cádiz ha realizado una labor de restauración del escudo hoy día dañado. Para ello, se ha realizado un cetro o bastón de mando, similar al previsto originalmente, en resina de poliuretano rígido. La elaboración del cetro se ha realizado en marmolina (carbonato cálcico en polvo) como material de carga. Permite conseguir un aspecto de piedra con el tono similar al conjunto pétreo que conforma el escudo del Monumento.

Monumento significativo de Cádiz

Se trata de los monumentos más significativos de la ciudad que separa, en la actualidad, el Casco Antiguo (conocido popularmente como «Cádiz» o «Cádiz Cádiz») y la zona moderna (conocida popularmente como «Puerta Tierra» o «Extramuros«) de la ciudad.

En el siglo XVI se construyó la primera muralla en esta zona y en 1574 se realizó una ampliación para protegerlo con dos baluartes. Durante el siglo XVIII adquirió su fisonomía definitiva.

En el centro de la construcción se abre una portada de mármol diseñada por José Barnola, en 1756. Concebida más como retablo religioso que como fortificación militar, fue ejecutada bajo la dirección de Torcuato Cayón. Para la fachada que conduce al interior de la ciudad se construyó un pórtico de mármol a modo de arco de triunfo.

Fue erigido a finales de 1850 para que sirviera como la torre nº 57 de la línea de telegrafía óptica de Andalucía de José María Mathé. Podía enviar mensajes desde el Ministerio de Gobernación (en Madrid) hasta Cádiz en casi dos horas, si las condiciones atmosféricas lo permitían.

Imágenes y textos escritos

Hay muchas imágenes y algunos textos escritos que demuestran que este telégrafo óptico empezó a funcionar a partir de 1851 hasta finales de 1857. Entonces fue sustituido por la estación de telegrafía eléctrica, en el antiguo Palacio de la Aduana de Cádiz.

Los partes telegráficos estaban destinados al gobernador civil de la provincia de Cádiz, pero a veces se publicaban en los periódicos locales, como El Nacional o el Boletín Oficial de la Provincia.

Aunque actualmente esté olvidado, era conocido a finales del siglo XIX como la «Torre Mathé», en recuerdo del director de las Líneas de Telegrafía Óptica. No tiene el típico diseño de las torres ópticas del brigadier Mathé (como Torrechica, en San Fernando.