Villarejo y un testimonio para «imputar al rey emérito»

El comisario pide declarar el 7 de septiembre y apunta que había un plan en el CNI para «el posible secuestro y eliminación física» de Corinna Larsen

El Rey emérito Juan Carlos I abandonó España hace un mes rumbo a los Emiratos Árabes. Sin embargo, a pesar de su adiós, sigue siendo noticia, y no por estar fuera de su país; sino por sus líos en los que aparece el comisario Villarejo y Corinna.

El comisario jubilado y en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, ha enviado una carta al juez de la Audiencia Nacional. En ella le instruye la macrocausa ‘Tándem’ para solicitarle que le cite a declarar con «urgencia».

Todo ello con el objetivo de contestar en sede judicial a una oferta que habría recibido a cambio de desvelar unas supuestas estructuras bancarias en los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Dice que, según le transmitieron, ese testimonio permitiría «imputar al rey emérito».

En esa carta, el comisario carga duramente contra el juez Manuel García-Castellón y contra el exdirector del CNI Félix Sanz Roldán. En ella le pide que no anule su declaración que estaba programada para el 7 de septiembre en el marco de la pieza separada número 5, denominada ‘Carol’; o que en todo caso, le cite antes de que arranque el juicio que tiene previsto para el 18 de septiembre por calumnias y denuncia falsa contra el que fuera jefe de los espías españoles.

En esa pieza 5, el instructor investiga el trabajo que pudiera haber realizado el comisario para la examiga de Juan Carlos I Corinna Larsen. Todo ello relacionado con una investigación a su asistente personal; puesto que la empresaria alemana estaba preocupada por las conversaciones telefónicas que mantenía su ayudante.

Pide declarar ante el juez

«Le pido, por tanto, que con la mayor urgencia pueda declarar y mantenga el día 7; porque debo contestar en sede judicial a una oferta recibida si desvelo unas supuestas estructuras bancarias de los Emiratos que están convencidos que conozco», dice textualmente. Posteriormente añade que le transmitieron que con su testimonio «podrían así imputar al Rey emérito y justificar así su viaje a Abu Dhabi».

Además, apunta que también quiere explicar los planes que conoció de primera mano en la sede del CNI. Estos comprendían «el posible secuestro y/o eliminación física» de Corinna Larsen en caso de que no se pudiera recuperar un el ‘archivo Jano’ y otros documentos comprometidos.

En un tono duro con el magistrado, el comisario llega a apuntar al final de la carta que si no le llama a declarar; contará todo en el juicio que tiene previsto para el 18 de septiembre «apelando a los derechos que otorga el Tratado de Roma».

La declaración de Villarejo ante García-Castellón

Esa declaración de Villarejo ante el juez de la Audiencia Nacional, que estaba prevista para el 7 de septiembre, fue pospuesta junto al resto para finales de mes. Y el comisario ve en este cambio una «jugarreta» del juez, al que acusa además de «saltarse todas las barreras». Sobre todo al imputar a Larsen «por una tramposa y prefabricada acusación para presionarla a la hora de testificar en el juicio del 18 de septiembre», en el que también participa en calidad de testigo.

Pero el comisario indica en su misiva que duda de que esa «artimaña» libre a Sanz Roldán «de ser desenmascarado como un cobarde que con total impunidad y abuso de superioridad, amenaza de muerte a señoras indefensas» –por la empresaria alemana–.

Además, acusa al juez de ser amigo del exdirector del CNI, también de haber ayudado a Podemos a conseguir votos en las generales de 2019 por la pieza ‘Dina’. Ahora, sostiene, «encubre a su amigo y protector Sanz Roldán de sus andanzas como amenazador oficial del reino».

En este hilo argumental, el comisario llega a decir incluso que el juez está haciendo tiempo para que «antes o después» llegue su muerte y así quede «silenciado para siempre». «Ya le auguro que no tengo intención de darle facilidades a nadie, tendrán que mejorar el empeño y sugerirle a su amigo y a sus cómplices que adopten el modelo ruso que garantiza mejores resultados», apunta el comisario, que permanece en el centro penitenciario de Estremera desde noviembre de 2017.