El no tan extraño caso ha tenido lugar en Francia. Un francés de 62 años de edad, contagiado con coronavirus SARS-CoV-2, mantuvo una erección prolongada durante 4 horas. En estos momentos se investiga si se trata de un nuevo síntoma del COVID-19.

Varios de los síntomas de la nueva cepa del coronavirus resultan extraños. No es el primer caso que la enfermedad afecta a los órganos sexuales. En este caso, los médicos que el atendieron han manifestado que la erección fue se causa del virus.

El hombre, de nacionalidad francesa, presentó complicaciones graves por Covid-19. Cuando ingresó al hospital, manifestaba tener fiebre, tos, complicaciones para respirar y diarrea. Tras dos días ingresado, requirió de un respirador artificial para lograr respirar.

En un momento en el que los sanitarios procedían a intubarlo, comprobaron que el hombre tenía una erección, sin ningún estímulo sexual de por medio. Había coágulos de sangre en el pene del paciente francés.

Con el objeto de bajar la erección, los médicos aplicaron hielo en el pene, pero tras cuatro horas sin resultado, tuvieron que recurrir a una inyección para relajar los vasos sanguíneos.

Lo ocurrido se le conoce como priapismo. No tiene que ver con nada sexual, ya que es una erección prolongada y dolorosa.

En estos momentos, sin evidencias anteriores que lo desmientan, se cree que es el primer caso de trombosis de pene causada por coronavirus.

La revista American Journal of Emegency Medicine señaló que ya hay científicos estudiando si las erecciones prolongadas son un nuevo síntoma del virus SARS-CoV-2. De hecho, una investigación ya revela que la hormona luteinizante sérica aumentó significativamente. Sin embargo la proporción de testosterona a LH y la proporción de hormona foliculoestimulante a LH disminuyeron dramáticamente en varones con Covid-19. Una evidencia directa sobre la influencia del Covid sobre las hormonas sexuales masculinas.

Además, hay que reseñar que en China se evaluó a 38 hombres y descubrieron que al menos en el 16% de ellos había evidencia de coronavirus en el semen. Tanto en enfermos graves como aquellos que se encontraban en recuperación.