Un comerciante chino se lía a palos con cuatro clientes en Jerez

Habían comprado en el local de alimentación una cerveza pagando de menos al comerciante chino

Uno de los días más calurosos en la ciudad de todo el año acaba con una pelea entre un comerciante chino y cuatro clientes. El suceso ha tenido lugar a las 23:30 horas de la noche del sábado en la céntrica Plaza de las Angustias, en Jerez de la Frontera.

Un comerciante chino se lía a palos con cuatro jóvenes en Jerez
Plaza de las Angustias | Jesús Catalán para elMIRA.es

Un grupo de varones, asiduos en la zona, había entrado en el local de Alimentación y habían pagado 20 céntimos por un litro de cerveza, en vez de abonar su precio completo, un euro.

Al percatarse el propietario del establecimiento del importe del pago, sale afuera y recrimina a los clientes que deben abonar la diferencia. Los varones se niegan aduciendo que ya han pagado «un pavo». Ante esta negación de los clientes a pagar los 80 céntimos, el comerciante, de origen chino, vuelve a entrar en el local y sale con un palo de madera de grandes dimensiones.

«PALOS Y PATADAS A LO JACKIE CHAN EN PLENO JEREZ»

«Fue muy rápido, parecía salido de las películas de Jackie Chan, movía el palo como nunca había visto antes. En pocos segundos le había propinado golpes y patadas a todos al menos a cuatro de ellos en varias partes del cuerpo», ha manifestado un testigo de los hechos a elMIRA.es.

Hasta el lugar han acudido rápidamente unidades de la Policía Nacional, quienes han mediado y calmado los ánimos. Los agentes habrían buscado el palo dentro de la misma tienda de Alimentación, sin embargo, algunos testigos señalan que «fue guardado en un bar próximo a la propia tienda con intención de ocultarlo».

Los clientes presentan contusiones visibles en cuello y brazos. Personal sanitario de una ambulancia los atiende in situ, pero ninguno de ellos requiere ser trasladado al Hospital.

Un comerciante chino se lía a palos con cuatro jóvenes en Jerez
Plaza de las Angustias | Jesús Catalán para elMIRA.es

Los clientes, asiduos a reunirse en dicha plaza, argumentaban tras la recriminación de la Policía que «ese establecimiento les ha vendido cerveza habitualmente más tarde de las 22 horas de la noche».