La OMS reconoce el síndrome del ‘trabajador quemado’ como enfermedad laboral

La irritabilidad, la alta de motivación, el agotamiento o el bajo rendimiento son algunos de sus síntomas

El síndrome del trabajador quemado no es algo que aparezca de golpe, sino que lo hace lo largo de la vida profesional. Se da, sobre todo, en profesiones de cara al público como camareros, maestros o sanitarios.

La irritabilidad, la alta de motivación, el agotamiento o el bajo rendimiento son algunos de sus síntomas. Un síndrome que la OMS ya reconoce como enfermedad laboral y que, atención, no detectarlo puede acabar en una depresión.

Una forma de prevenir es que las empresas estén alerta. En nuestro país, en 2005, un juez le dio la incapacidad permanente a una maestra  por padecer esta enfermedad.