Fallece un joven tras sufrir la picadura de una avispa asiática

Miguel Álvarez estaba en coma y se debatía entre la vida y la muerte tras sufrir la picadura del insecto al que es alérgico

Un joven ha fallecido el sábado 1 de junio tras permanecer ingresado en coma debido a la picadura de una avispa asiática en el Hospital Universitario de Asturias (HUCA). Miguel Álvarez Calvín, de 32 años, era alérgico a este tipo de insectos.

Sufrió la picadura cuando estaba limpiando las lindes de una huerta y los establos de sus dos caballos en San Tirso de Abres (Asturias). Inmediatamente, el joven se fue a su casa para inyectarse adrenalina y contrarrestar los efectos de la picadura. Sin embargo, esto no ocurrió y Miguel Álvarez se desmayó.

Hasta tres veces había sufrido la picadura de la avispa asiática, «pero nunca fue así. Otras veces ponía la adrenalina, se mareaba un rato y se recuperaba», aseguraba su hermano. Fue el fallecido el que le indicó, antes de desvanecerse, que se trataba de este tipo de insecto, «era negra y naranja», explicaba Miguel antes de perder el conocimiento.

El hombre sufría un daño cerebral irreparable por la falta de oxígeno durante horas que le reducía poco a poco la actividad cerebral. Estaba casado y tenía una hija, y trabajaba como camionero en una empresa familiar junto a su padre y su hermano. Además, era muy apreciado en El Llano, donde residía, y entre sus compañeros de profesión.