El Hospital Virgen de la Victoria evita desplazamientos a pacientes de riesgo

El Servicio de Farmacia ya cambió la ubicación de su consulta externa para dispensación de medicamentos

El Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, a través de su Servicio de Farmacia, ha puesto en marcha un programa especial de contingencia para evitar que pacientes de alto riesgo tengan que desplazarse al centro sanitario para la dispensación de medicamentos.

Asimismo, esta medida, que funciona desde hace varias semanas, se encuentra orientada a la disminución del riesgo de contagio para pacientes especialmente frágiles, dentro de la situación de pandemia por coronavirus que el país está sufriendo, según ha explicado la Junta de Andalucía en una nota de prensa.

En este sentido, y desde inicios del pasado mes de marzo, el Servicio de Farmacia del Hospital Virgen de la Victoria ya cambió la ubicación de su consulta externa para dispensación de medicamentos al patio azul de consultas externas del centro, para mejorar las condiciones de seguridad de pacientes y familiares al disponer de un espacio más amplio en este área.

Asimismo, en esta zona se dispone de acceso externo directo y se mantuvo el horario con dos tardes en semana para permitir el acceso más espaciado a la misma.

Por otro lado, y como medida excepcional –dentro de la situación de alerta sanitaria– el Servicio de Farmacia del Hospital Virgen de la Victoria ha puesto en marcha también un sistema de envío a domicilio de medicamentos que precisen los pacientes frágiles, con movilidad reducida o dificultad para poder desplazarse, o aquellos que por cualquier otro motivo pueden considerarse de alto riesgo.

Para ello, todos los pacientes reciben atención farmacéutica telefónica previa dispensación, para valoración y seguimiento de su situación por parte de los profesionales de esta área asistencial.

Desde la puesta en marcha del programa de Atención Farmacéutica telefónica y envío de la medicación a domicilio, más de 600 pacientes se han beneficiado del mismo, llegando a todos los puntos donde se encuentren los pacientes confinados.

Ello ha supuesto la puesta en marcha de un circuito de atención y dispensación, delegada en una empresa de mensajería que lleva los tratamientos hasta los domicilios de los pacientes.

En opinión de la especialista en Farmacia Hospitalaria del Hospital Virgen de la Victoria, Isabel Moya, «nuestro servicio se ha adaptado rápidamente a la situación totalmente excepcional que estamos viviendo desde que se inició esta alerta sanitaria».

«En este sentido, hemos puesto a disposición todos nuestros recursos para adaptarnos a las necesidades asistenciales de nuestros pacientes, sobre todo en aquellos grupos que representan un gran riesgo de contagio por COVID-19, evitando desplazamientos al centro y facilitando la atención telemática, sin interrumpir en ningún momento nuestra actividad en este área asistencial de atención y dispensación de medicamentos», ha continuado.

Moya añade que «estas medidas han sido muy bien aceptadas por los usuarios, consiguiendo resultados satisfactorios en la línea de atención que cada paciente necesita, con la implicación para su organización y estructura de todo el personal que integra el Servicio de Farmacia, en unas circunstancias totalmente inusuales y complejas, y en un tiempo record».

La dirección del centro ha agradecido una vez más el grado de implicación, colaboración y coordinación que por parte de todos los profesionales se está llevando a cabo estos días ante una situación excepcional como ésta, para dar respuesta a las necesidades asistenciales de toda su población de referencia, así como a los pacientes, familiares, acompañantes y cuidadores por el grado de comprensión y colaboración que están demostrando en esta situación totalmente excepcional.