La Policía levanta 1.171 actas y 15 atestados por desobediencia en Almería

En la capital almeriense han sido un total de 631 actas de denuncia las que se han formulado contra personas que se han saltado el confinamiento

Los agentes de Policía Nacional de la provincia de Almería y de la Unidad Adscrita a la comunidad autónoma han realizado entre el 14 y 31 de marzo un total de 1.171 actas de denuncia por infracción del real decreto que declara el estado de alarma ante la crisis sanitaria del Covid-19 al tiempo que han confeccionado 15 atestado por delitos de desobediencia o resistencia a la autoridad.

Según ha informado la Comisaría, en la capital almeriense han sido un total de 631 actas de denuncia las que se han formulado contra personas que se han saltado el confinamiento, mientras que los agentes destinados en El Ejido han interpuesto 540 actas de denuncia.

En relación a los atestados, de las 15 personas que en las últimas dos semanas han sido puestas a disposición de los juzgados de guardia, diez han sido arrestadas en Almería y otras cinco en El Ejido.

El primer detenido en Almería por parte de la Policía tras decretarse el estado de alarma tuvo lugar el 15 de marzo, cuando un ciclista se saltó un alto en el Paseo Marítimo y lesionó a agente después de que fuera interceptado.

Entre los principales casos destacados por la Policía, se encuentra la detención de un menor de edad quien el pasado 18 de marzo, sobre las 20,15 horas, fue encontrado en el entorno del mercado de abastos en compañía de otros jóvenes consumiendo sustancias estupefacientes.

Advertisement

Del mismo modo, desde Comisaría han recordado también la detención a las 19,00 horas del pasado 26 de marzo de un joven en la calle Ricardos de la capital, cerca del antiguo edificio de Correos, quien trató de huir con su bicicleta cuando iba a ser identificado y que llevaba una pequeña cantidad de hachís.

En El Ejido, una mujer de 43 años fue detenida el 24 de marzo después de que se negara a abandonar el área de Urgencias del Hospital de Poniente, donde fue atendida por sintomatología «inexistente» de Covid-19, mientras que cuatro días más tarde otra mujer de 54 años fue arrestada por celebrar una «fiesta privada» en el ático de su edificio, en la calle García Espín, junto con otras ocho personas que fueron multadas por agentes de la Policía Local.