Victoria de oro para el Coosur Real Betis

El conjunto verdiblanco se ha impuesto al RETAbet Bilbao Basket por 81-79 en un duelo equilibrado resuelto en los compases finales

Una victoria agónica, trabajada, sufrida, pero que sabe muy bien (81-79). Sabe muy bien porque no es fácil este RETAbet Bilbao Basket, que, pese a ir casi toda la segunda parte por debajo en el marcador, compitió hasta el último segundo del partido. Y segundo porque son ya dos triunfos por encima de la zona de descenso y con el equipo aún en clara progresión y con margen de mejora.

Se vio una versión muy compacta de los de Curro Segura, con algunos problemas con el rebote ofensivo del rival en momentos puntuales, pero en general muy solidario y trabajador. Y en ataque, además, con la mejor versión de Erick Green, un jugadorazo que ya empieza a marcar las primeras diferencias y que hoy se fue hasta los 28 puntos y 32 de valoración.

La primera parte fue realmente igualada, con pequeñas ventajas para uno u otro equipo que siempre se acababan neutralizando. De hecho, el parcial 5-0 inicial de los verdiblancos fue contrarrestando por un 0-9 de los bilbaínos acto seguido. Sin Bouitelle, recién firmado por Unicaja, los puntos llegaron de la mano de Sergio Rodríguez y Tomeu Rigo.

Por parte verdiblanca, era Erick Green quien llevaba el peso ofensivo del equipo con 8 puntos de inicio, bien secundado por Nacho Martín (7) y Petit Niang (4), que aportó minutos de calidad en la pintura.

La igualdad continuó en el segundo cuarto. RETAbet Bilbao Basket hizo un amago de marcharse en el electrónico con un +5 (31-36) después de un triple de Sergio Rodríguez. Pero los de Curro Segura, con cuatro puntos consecutivos de Jerome Jordan, volvían a igualar las fuerzas. Aunque el factor desequilibrante volvía a ser Erick Green, que se marchó al descanso con 14 puntos y 16 de valoración, lo que permitía al Coosur Real Betis irse a los vestuarios con una exigua ventaja (43-42).

El tercer cuarto arrancó con un equipo bético realmente enchufado. Intenso en defensa y resolutivo en ataque con un Erick Green soberbio. El norteamericano trabajó en defensa, recuperó balones y anotó prácticamente todo.

La renta se amplió hasta los +9 (59-50). No obstante, el cuadro vizcaíno, lejos de hundirse e impulsado por Rousselle y Sergio Rodríguez, acortó la renta hasta los cuatro puntos con el último cuarto aún por disputarse (64-60).

Y ahí volvieron a igualarse las fuerzas y las sensaciones. El partido se equilibró a poco más de cinco minutos tras canasta de Kulboka (72-72). E incluso un triple de Serron a 4:40 daba ventaja a los visitantes (73-75).

Sin embargo, la calidad individual de Slaughter -anotó 7 de sus 14 puntos en el último cuarto- y especialmente de Green con un 2+1 tremendo pusieron en ventaja a los verdiblancos con un +5 que parecía decisivo.

Pero este RETAbet Bilbao Basket compite. Vaya si compite. Y fue capaz de ponerse de nuevo a un punto a 1:52 (80-79). Dos buenas acciones consecutivas, una en defensa y otra en ataque, con Jerome Jordan como gran protagonista, terminaron resultando claves. Primero, con una chapa sobre Rousselle y, acto seguido, anotando un tiro libre que puso el 81-79.

Tocaba defender la última posesión. Y el equipo fue con todo. Agresivo, aguerrido y compacto, evitando el tiro final de Rafa Martínez. Victoria apurada, trabajada, pero que sirve para tomar aire en esta vuelta a la competición.

Coosur Real Betis: Slaughter (14), Green (28), Conger (6), Whittington (3), Jordan (8) -cinco inicial-, Sipahi (-), Oliver (-), Borg (3), Almazán (6), Martín (7), Enechionyia (-) y Niang (4).

RETAbet Bilbao Basket: Rousselle (12), Martínez (7), Rodríguez (12), Sulejmanovic (10), Balvin (10) -cinco inicial-, Schreiner (5), Rigo (5), Serron (3), Haws (7), Kulboka (8), Lammers (-) y Cruz (-).

Árbitros: Juan Carlos García González, Vicente Bultó y Alberto Sánchez Sixto. Rousselle quedó eliminado por faltas personales.

Parciales: 22-22, 21-20, 21-18 y 17-19.

Incidencias: Partido correspondiente a la 22ª jornada de la Liga Endesa disputado en el Palacio de los Deportes de San Pablo ante 5.440 espectadores.