Reino Unido cerrará todos los colegios de educación primaria de Londres durante dos semanas con el objetivo de contener la expansión del Coronavirus en la región.

Según ha adelantado el diario ‘The Guardian’, el Gobierno ha accedido a las demandas de diez áreas de Londres donde no estaban previstos los cierres.

No obstante, no solo en Londres piden cerrar las aulas al ejecutivo británico, sino que el principal sindicato educativo ha pedido el cierre en el resto del país; después de encadenar cuatro días seguidos con más de 50.000 nuevos casos de Coronavirus, registrando este jueves un nuevo récord de casos.

«Lo que es correcto para Londres, lo es para todo el país», ha señalado la secretaria general del Sindicato Nacional de Educación, Mary Bous.

Dos millones de vacunas semanales

Por otra parte, según ‘The Times’, la vacuna de AstraZeneca y Oxford tendrá una distribución de unos dos millones de dosis semanales.

Los encargados de la producción esperan llegar a este ritmo en dos semanas.

La presión sobre el Gobierno para aumentar el ritmo de vacunación ha crecido ante los altos números de hospitalizaciones a raíz del coronavirus. El lunes comenzará el uso de la vacuna de Oxford con unas 530.000 dosis disponibles.

Nueva cepa en Reino Unido

El mismo día en el que el Reino Unido ha dado luz verde a la vacuna de Oxford un estudio parece confirmar la hipótesis de que la nueva cepa del coronavirus originada en Reino Unido se transmite de forma más rápida. Por tanto, es más contagiosa y tiene más carga viral. No en vano, el país que dirige Boris Johnson ha visto cómo los contagios marcan récords diarios en lo que ya se considera una tercera ola justo a las puertas de fin de año con todo lo que ello conlleva. El informe destaca que la concentración del virus en la sangre es mayor con esta nueva cepa. Los investigadores ha estimado que es aproximadamente un 56% más transmisible que las variantes anteriores, según The Guardian.

La variante, llamada B117, fue descubierta durante una investigación sobre por qué los casos de coronavirus en Kent continuaron aumentando durante el cierre de noviembre. Los científicos descubrieron que el virus continuó propagándose durante las restricciones, mientras que las variantes más antiguas disminuyeron.

El doctor Michael Kidd, del Laboratorio de Salud Pública PHE en Birmingham, y su equipo analizaron un total de 641 muestras basadas en pruebas de pacientes sintomáticos y encontraron evidencia de B117. Alrededor del 35% de los pacientes infectados por B117 tenían niveles altos del virus en sus muestras, en comparación con el 10% de los pacientes sin la variante. «Parece que los pacientes con esta variante tienen cargas virales más altas, entonces lo obvio es que es más fácil para ellos contagiarla a otras personas», ha comentado Kidd, advirtiendo que los datos eran preliminares y era necesario recopilar más evidencia antes de poder sacar conclusiones firmes.

Variante más infecciosa

Con los datos que ahora tienen los investigadores, se cree que esta variante es más infecciosa porque se necesitan menos partículas de virus en el hospedador para transmitir el patógeno. El virus también podría replicarse más rápido en las vías respiratorias o hacer que las personas se infecten durante más tiempo, lo que las hace más propensas a transmitir el virus. La pregunta es por qué ahora la carga viral es mayor.

“Como piezas de un rompecabezas, necesitamos otra evidencia y creo que la importancia de este estudio es que, aunque es preliminar y necesita repetirse, ofrece una especie de explicación sobre el terreno de por qué este virus puede tener la capacidad de propagarse más fácilmente. Los primeros datos sugieren que la variante del Reino Unido no es más letal ni aumenta la posibilidad de muerte. Pero una tasa más alta de transmisibilidad sin controles estrictos sí podría provocar más muertes.