Un hombre de 67 años muere este viernes en el barrio de San Marcelino, en Valencia, a causa de un ataque al corazón tras la explosión de un petardo.

Según revela ‘Cadena Ser’, la víctima estaba sentada en la terraza de un bar cuando otras dos personas hicieron explotar un petardo. En ese momento, la víctima sufrió una parada cardiaca.

Según fuentes del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) hasta allí trasladó un equipo del SAMU sobre las 11.42 horas, que encontró al hombre inconsciente y sin respiración. Los efectivos le practicaron maniobras de reanimación, pero resultó imposible.

Las calles del centro de Roma, en Italia han amanecido con cientos de aves ‘Sturnus vulgaris’ muertas, más comúnmente conocidas como ‘estorninos pintos’. Los pájaros fallecieron poco tiempo después de estallar los fuegos artificiales en la ciudad italiana para celebrar la entrada del nuevo año 2021.

El ruido de la pirotecnia puede llegar a crear un gran estrés en estos animales y llevarles incluso a la muerte. Se valora la posibilidad de que estos pájaros sufrieran un infarto cuando trataban de escapar de los sonidos estridentes.

Salvan la vida de un seguidor de Los Lakers

La celebración de los aficionados angelinos después de que los Lakers ganaran el anillo de campeones hace algunas semanas a punto estuvo de tornarse en tragedia de no ser por la eficaz actuación de un agente de policía.

El festejo comenzó tranquilo, pero los cánticos pronto dejaron paso al caos. Numerosos desperfectos, encontronazos con la policía y poco respeto por las medidas de seguridad ante el coronavirus, a pesar de ser el país con más muertes por la pandemia en todo el mundo.

Durante un momento de la celebración, un aficionado de los Lakers vio cómo le explotaban fuegos artificiales en la mano, provocándole una aparatosa herida. La actuación de los agentes fue esencial para evitar males mayores.

El seguidor angelino se estaba desangrando, pero el policía no dudó en practicarle un torniquete para frenar el sangrado hasta que llegaran los servicios de emergencia. En un momento de gran desorden, la actuación del agente fue providencial para salvar la vida del aficionado, que de lo contrario habría perdido demasiada sangre.

Unas imágenes que proceden de Estados Unidos y que chocan con las que han llegado durante los últimos meses. En esta ocasión el objetivo de los agentes no es emplear la violencia para conseguir el orden, sino ayudar a un ciudadano. Bravo por el policía.