Madrid, territorio maldito para el Cádiz

El Cádiz no pudo hacerse con los tres puntos en Fuenlabrada y tendrá que esperar si quiere ser campeón de invierno

Una mañana lluviosa recibía al Cádiz en su estreno en el Fernando Torres, donde se enfrentaban dos equipos de los más parecido de la categoría. Los amarillos, en cuadro y con tres jugadores del filial, jugaban con lo previsto. Javi Navarro ocupaba una de las bandas y Caye Quintana la otra, teniendo el onubense movilidad máxima junto a Álex en la zona de ataque.

Un remate de chilena que detuvo Cifuentes a los dos minutos fue la primera credencial que presentó el Fuenlabrada de Mere, que tuvo su replica que un remate de cabeza de Choco fuera a servicio de Javi Navarro. Los amarillos no estaban cómodos con el juego directo del rival y Ais Reig pronto comenzó a mostrar tarjetas. Dos de ellas a Rhyner, que en el minuto 24 enfiló el camino del vestuario por una falta sobre Héctor en el centro del campo.

Tocaba reinventarse y lo hizo Cervera retrasando a Garrido, buscando el poderío del juego aéreo del vasco para despejar todo el peligro posible. Curiosamente con uno menos el Cádiz fue mejor. Un centro de Caye para Choco, que lo esperaba dentro del área, o un tiro frontal de Álex pegado al larguero, pudieron tener mejor fortuna. Pero sobre todo en el minuto 33 cuando un centro de Javi Navarro no fue atajado por Biel Ribas y se paseó por línea de gol. Los cadistas controlaban el partido y, sobre todo, alejaban el peligro de su área. Sólo en el descuento una dejada de Oriel a Héctor dentro del área, que sacó bien Fali, creó algo de incertidumbre.

Intentó salir fuerte el equipo local en la reanudación, pero fue bien frenado. Las aproximaciones sí eran suyas, con una falta lateral de Hugo que despejó la zaga, y una falta frontal de Hugo, que no atajó Cifuentes, y en el rechace se produjeron varios remates dentro del área que finalizaron con un tiro alto.

Quezada relevó a Javi Navarro, ocupando una posición adelantada en la banda izquierda, y generando alguna aproximación sin peligro. El Fuenlabrada sí tuvo la más clara con un remate de Juanma en un saque de esquina que salvó José Mari en línea de gol. El siguiente paso era la entrada de Querol por Choco Lozano buscando otra mordiente ofensiva.

En el proceso de maduración del partido, Jeisson sustituyó a Oriol Riera a falta de quince minutos. La entrada del delantero iba a ser clave cuando en el minuto 78 logró cabecear un centro lateral para poner el 1-0.

Perea por Espino fue la última bala de Cervera para intentar igualar un partido muy cuesta arriba. Y por si fuera poco, a falta de tres minutos, un empujón de Jeisson a José Mari hizo al roteño sufrir una mala caída y tener que salir en camilla con problemas en el hombro. Los amarillos se quedaban con nueve.

Incluso así, el empate pudo llegar en el último minuto con un centro lateral que Garrido no logró cabecear en el segundo palo, el VAR revisó la jugada y no apreció nada. Salió la casta en el tramo final, pero no fue suficiente.