Historias que alegran el alma. Historias de superación. Historias de victoria de la vida sobre la muerte. Y es que un bebé prematuro ha conseguido vencer el Coronavirus tras varios meses en la UCI.

Su nombre es Jorge o ‘Jorgito’, como ya es conocido en todo el mundo este bebé fortachón. Se trata del paciente más joven en haber vencido al Covid-19, después de cuatro meses temiéndose por su vida.

El pequeño nació de forma prematura el pasado 15 de junio, solo en la semana 23 de gestación. Con solo 589 gramos, vino al mundo en el Hospital Nacional Edgardo Rebagliati de Lima, en Perú.

Al parecer el bebé nació con Coronavirus. Un enfermedad que heredó de su madre, que estaba contagiada del virus que asola a la humanidad durante este año 2020.

Desde su nacimiento se temió por la vida de ‘Jorgito’. Para un bebé prematuro ya es difícil sobrevivir en condiciones normales, aunque cada vez se convierte en algo más frecuente.

Sin embargo, el protagonista de esta historia ha tenido que luchar contra el Coronavirus nada más conocer este mundo.

Pero esta historia, hasta el momento tiene un final feliz. El bebé por fin ha recibido el alta tras dos meses ingresado en la UCI. En la actualidad, Jorgito pesa 2 kilos y 268 gramos; tiene 42 centímetros de altura y está recuperándose totalmente en casa.

Desde el hospital explican este hito médico: «El paciente evoluciona favorablemente, ha sido dado de alta para continuar con su recuperación en casa. Hace unas semanas fue operado de una retinopatía y tuvo una evolución favorable».

El Covid-19 no distingue de edades

Desde el principio de la pandemia, los expertos siempre han partido de la misma cantinela: ‘El virus no afecta igual a los jóvenes que a los mayores’. Y es cierto que el Coronavirus se ha cobrado más vidas de personas de avanzada edad, pero también han fallecido jóvenes en el camino. Nadie está exento en esta ‘guerra’.

Con ello no quiere decir que los jóvenes sean los único culpables de la situación que atraviesa España en esta segunda ola. Políticos y ciudadanos de todas las edades estamos englobados en un saco donde cada uno debe asumir sus correspondientes responsabilidades.

Sin embargo, los jóvenes han aprovechado la frase para creerse seres indestructibles ante la pandemia. Muchos de ellos piensan: «A mi me da igual contagiarme, lo que me da miedo es contagiar a mi familia».

Pues quizás deben ir pensando ya (nunca es tarde) en cubrir sus espaldas. En empezar a tener respeto a un virus que también puede acabar con sus vidas o llevarles a experimentar situaciones límites, como el caso de Óscar.

Óscar Riballo es un joven de 32 años que ha padecido el Coronavirus y realmente ha visto la muerte muy cerca. Este chico ha estado en coma en la UCI del Hospital d’Hebron de Barcelona a causa del Covid-19.

Muchos de ustedes, lectores, pensarán: Seguro que tenía otras enfermedades para llegar a esa situación. Craso error. Óscar no tenía ningún tipo de patología previa que le acrecentara el virus del Covid-19.

Es más, se trata de una persona deportista y con buenos hábitos de vida. A sus solo 32 años trabaja como farmacéutico y en sus ratos libres le gusta practicar boxeo.

Jamás pensaba que el Coronavirus pudiera llevarlo a tal situación, pero el virus reacciona de una forma diferente en cada organismo. A Óscar lo llevó al límite.

El pasado 29 de septiembre conoció la mala noticia tras encontrarse varios días en mal estado. Resultó ser positivo en Coronavirus. Así, en un principio el estado de salud de Óscar no parecía peligrar. Sin embargo, con el paso de los días la salud iba empeorando y los síntomas cada vez eran más fuertes. Finalmente necesitó ser ingresado en la UCI,

Al parecer, el contagio se produjo en la capital de Andalucía, en Sevilla. Tras ello permaneció más de 15 días intubado y en coma en la UCI del Hospital de Vall d’Hebron.

En declaraciones a NIUS, Óscar explica: «Me trasladaron de UCI porque la situación no mejoraba, mi neumonía cada vez iba a más y me indujeron el coma y me intubaron para poder medicarme y ver si mi situación mejoraba. Estuve así más de siete días».

Así, este chico pide responsabilidad a los jóvenes para prevenir el Coronavirus: «No dejen de vivir, pero que sean responsables, que nadie está a salvo de este virus.»

Gracias al gran trabajo de los profesionales sanitarios, Óscar Riballo ya ha sido dado de alta y comienza a recuperarse de este gran susto que le ha dado la vida. Una experiencia trágica y dura que le ha llevado a compartir su historia para intentar conciencias a los jóvenes que aún desprecian al Coronavirus.