Es la imagen más repetida en las últimas horas. Disturbios, correcalles, vandalismo… Hechos todos ellos totalmente impropios de la época que estamos viviendo. Lejos de respetar el toque de queda implantado por el Gobierno, y secundado por las comunidades autónomas, algunos parecen querer tomarse la ley por su propio peso. Los manifestantes han tomado las calles protagonizando incidentes por diferentes puntos del país.

En Málaga, un grupo de manifestantes que protestaban contra las restricciones de movilidad aplicadas por el avance de la pandemia han provocado un gran despliegue policial. Los disturbios se han saldado con diferentes incidentes en los que se han volcado contenedores de residuos, se han prendido fuegos y se han producido carreras.

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local se han desplazado a la barriada de Huelin, donde se han producido los incidentes y que ha sobrevolado un helicóptero policial y podría haberse practicado alguna detención, aunque esto no ha sido confirmado oficialmente.

Los manifestantes se han desplazado por varios lugares de la zona, entre ellos por calle Ayala; se ha activado un dispositivo con presencia de agentes antidisturbios y los furgones policiales han recorrido diversos puntos para controlar la situación, en la que quienes protestaban se han cruzado con ciudadanos que volvían a sus domicilios para cumplir con los límites horarios de presencia en la vía pública en la noche en la que se suele celebrar la fiesta de Halloween.

Los altercados, según fuentes oficiales, se han saldado por el momento con 46 detenidos en todo el país (32 en Madrid; 6 en Logroño; 4 en Bilbao; y otros 4 en Santander) y once agentes heridos.

Aglomeraciones en Écija

La localidad sevillana de Écija ha sido otro de los grandes focos de la polémica. Con una incidencia acumulada de 1.500 casos por cada 100.000 habitantes, confinada desde hace más dos semanas y con la situación descontrolada, las aglomeraciones en los bares y disturbios han sido la nota dominante la pasada noche.

A través de un vídeo, un usuario ha denunciado la «irresponsabilidad» de decenas de jóvenes sin respetar las medidas de seguridad en una zona de bares. Alguno de los jóvenes incluso intentaron agredirle, llegando a tirarle el teléfono móvil al suelo.

Condena por parte del Gobierno

La violencia en las calles, donde ha habido incluso saqueos, ha sido censurada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

«Solo desde la responsabilidad, la unidad y el sacrificio lograremos vencer a la pandemia que asola a todos los países. La conducta violenta e irracional de grupos minoritarios es intolerable. No es el camino» ha subrayado el jefe del Ejecutivo, quien ha agradecido la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Otras protestas por el país

Las protestas son análogas a las vividas la jornada anterior, cuando los disturbios tuvieron como escenario Barcelona, Valencia, Burgos y, Santander. En este último caso el fuerte despliegue policial impidió la concentración, pero no que los manifestantes se dispersaran por las calles cercanas a la plaza del Ayuntamiento, acordonada, y repitieran la quema de contenedores.

Las protesta más virulenta fue la ocurrida en la capital española, donde los enfrentamientos dejaron doce heridos, tres de ellos policías, y 32 detenciones.

Desalojados de la Puerta del Sol, donde se había convocado una manifestación a las 22.00 bajo el lema ‘Salimos a la calle, el pueblo está cansado’. Tras esta concentración varias decenas de personas fueron a Plaza de España, donde instalaron barricadas y quemaron contenedores para cortar la Gran Vía.

Estos individuos, disueltos por la Policía, lanzaron objetos a los agentes, piedras contra escaparates de algunos comercios y destruyeron mobiliario de la principal arteria madrileña.

Saqueo de comercios

También arrojaron piedras y quemaron contenedores los manifestantes de Logroño, que como ocurriese el viernes en Barcelona han saqueado comercios y roto escaparates, unas acciones violentas que la Policía Nacional ha buscado frenar con cargas con material antidisturbios.

Fue el desenlace de una protesta previa, pacífica, a la que asistieron algunos hosteleros, y a la que siguió el hostigamiento a la Policía de unos 150 radicales. El saldo deja seis detenciones y siete agentes heridos.

La presidenta riojana, Concha Andreu, ha criticado un suceso «intolerable». «No permitiremos que unos pocos violentos destrocen el bien común», ha afirmado en Twitter sobre unos incidentes que se vivieron también en Haro. El Ayuntamiento ha señalado este domingo que «Logroño amanece triste y sobrecogida».

En el País Vasco cuatro jóvenes han sido detenidos en el centro de Bilbao. En Vitoria se han producido actos de vandalismo en el centro de la ciudad. Y en San Sebastián, Arrasate y Eibar, en Guipúzcoa, se han registrado daños por la quema de contenedores de basura.