La Junta de Gobierno Local ha tenido cocimiento en su última reunión del informe técnico que analiza el posible traslado del monumento a Primo de Rivera y en el que se recoge que la colocación de este conjunto escultórico que está ubicado en el centro de la plaza del Arenal se ubica cronológicamente entre 1928 y 1929, fuera del ámbito temporal que regula la Ley 2/2018, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía.

El citado informe, elaborado por técnicos de la Unidad de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento y el Gabinete Jurídico, se manifiesta en contra de la retirada de esta obra del realismo decimonónico, obra de Mariano Benlliure, en base a las fechas que marcan los límites de aplicación de la Ley.

Acuerdo adoptado en Junta de Gobierno

De este modo, La Ley 2/2017, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía entiende por Memoria Democrática de Andalucía: «La salvaguarda, conocimiento y difusión de la historia de la lucha del pueblo andaluz por sus derechos y libertades para hacer efectivo el ejercicio del derecho individual y colectivo a conocer la verdad de lo acaecido en la lucha por los derechos y libertades democráticas en el período que abarca desde la proclamación de la Segunda República española, el 14 de abril de 1931, hasta la entrada en vigor del Estatuto de Autonomía de Andalucía, el 11 de enero de 1982, así como la promoción del derecho a una justicia efectiva y a la reparación para las víctimas andaluzas del golpe militar y la Dictadura franquista».

El acuerdo adoptado en Junta de Gobierno en base a los informes técnicos y jurídicos se notificará a la Plataforma por la Memoria Democrática de Jerez, entidad promotora de la solicitud. Del mismo modo, se informará del resultado al Defensor del Pueblo, institución que ha realizado un seguimiento de la misma.

Pintadas y protestas frente al monumento

La estatua de Primo de Rivera, situada en el corazón de Jerez, en la Plaza del Arenal, amaneció teñida de rojo el pasado mes de agosto.

El monumento a Primo de Rivera se levantó en el centro de la plaza en 1928.​ Después fue retirado; restaurado; y recolocado durante el remodelado de la plaza a principios del siglo XXI, creando cierta polémica por sus tintes franquistas.

De hecho, la escultura de Mariano Benlliure, ha estado en el centro de la polémica después de que el colectivo de jóvenes ‘Abrir Brecha Jerez’ criticara la presencia del militar en la plaza.

Presencia de carteles

El colectivo de jóvenes ‘Abrir Brecha Jerez’ ha criticado la presencia del militar y dictador en la plaza del Arenal. En los carteles colocados alrededor de la fuente dieron a conocer las atrocidades que cometió Primo de Rivera, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. “Aplicó la llamada Ley de Fugas. Esta ley permitía disparar a cualquier preso que intentase escapar. Con ella se constituía una forma de terrorismo de estado y que se aplicaba principalmente a obreros”, afirman.

«El hecho de que Miguel Primo de Rivera tenga una estatua en la plaza más emblemática de Jerez no solamente es un insulto para la memoria democrática e indigno para la ciudad; sino también una burla macabra para la población migrante del norte de África. Especialmente de Marruecos, que fue masacrada durante la guerra del Rif”, afirma el colectivo