El rector de la Universidad de Sevilla (US), Miguel Ángel Castro, ha afirmado este jueves que la prioridad de la institución académica es conseguir la «máxima presencialidad» de los estudiantes, «que debe coexistir con la máxima seguridad para garantizar la salud de toda la comunidad universitaria».

En un comunicado, el rector ha destacado que se ha trabajado en la división en subgrupos con tres posibilidades: el 50 por ciento; el 33 por ciento; y el 25 por ciento de presencialidad. En este sentido, para garantizar que la docencia se imparta de manera física, el alumno conocerá en el momento en que formaliza su matrícula los subgrupos a los que queda asignado en caso de que los turnos rotatorios obliguen a aforos de la clase.

Instalación de cámaras

«Serán las escuelas y facultades las que tendrán que decidir cuál de estas opciones se ajusta mejor a sus peculiaridades». Por otra parte, el rector ha recordado que se está trabajando en la instalación de 665 cámaras repartidas por todos los centros de la Universidad de Sevilla. Gracias a ellas, los estudiantes podrán seguir desde casa las clases en los días en que, por los grupos rotatorios, no puedan estar presentes en las aulas.

Por otra parte, Castro ha destacado el trabajo normativo llevado a cabo para regular la actuación académica y «la apuesta decidida por seguir manteniendo las prácticas en empresas y los programas de movilidad».

Así, en cuanto a la regulación de las clases y demás actividades que se desarrollarán en los centros de la US durante el curso 2020-21, ha recordado que son «coherentes» con las directrices dictadas desde el Ministerio de Universidades y la Junta de Andalucía. En este sentido, ha recordado que las últimas versiones de los documentos que recogen estas indicaciones se han hecho públicas entre los últimos días de agosto y los primeros de septiembre. Afirma por ello que la Universidad de Sevilla ha trabajado «a contrarreloj» para redactar sus propios planes y estar lista para el comienzo del nuevo curso.

Una vez que estos documentos están listos, es el turno de cada uno de los centros para adaptar esas recomendaciones a sus propias características y a la naturaleza de los estudios que imparten.

Prácticas en empresas

Por otra parte, el rector también ha subrayado la apuesta de la US por seguir manteniendo las prácticas en empresas. «Siempre garantizando las medidas de seguridad que permitan mantener la salud del alumnado que las realicen». Castro ha destacado al respecto que la US aspira a conseguir alrededor de 11.000 prácticas para sus estudiantes.

En la misma línea, también se trabaja para mantener los programas de movilidad, destinados tanto a los estudiantes como al personal docente e investigador y al personal de administración y servicios. Por el momento, la US cuenta con casi 900 estudiantes salientes y más de 1.100 entrantes. Pese a ello, las cifras pueden crecer conforme avance el curso con los estudiantes que se acojan a estos programas durante el segundo cuatrimestre.

Por último, el rector ha valorado los resultados de las pruebas serológicas a las que se ha sometido el personal docente e investigador; el personal investigador y el personal de administración y servicios de la US. De las más de 6.000 personas analizadas, solo dos han dado positivo. Además, se ha detectado que un 2 por ciento presentaba anticuerpos que los inmunizaban frente a la Covid-19.