España ya está afectada por el síndrome de la rana hervida. ¿Ya no nos afectan los muertos diarios que escuchamos en los medios? ¿Nos hemos acostumbrado? ¿Impactó en Italia ver los féretros sin fin en la calla para encarar con éxito esta segunda ola? ¿Estamos anestesiados frente a la pandemia?

El médico experto en medicina preventiva y salud pública de la Universidad de Valladolid, Ignacio Rosell, ha advertido a través de redes sociales de que en España está ocurriendo el fenómeno conocido como ‘síndrome de la rana hervida’. Esto se debe, explica el doctor, a que los ciudadanos se están «acostumbrando» a escuchar cifras de incidencia muy altas a diario. 

El profesional sanitario compara la situación con la historia de la rana y la cazuela. «Nos estamos «acostumbrando» a oír cifras de incidencia muy cada día. Y esto empieza a parecerse a la historia de la rana en la cazuela. Al calentarse el agua poco a poco, al final no se daba cuenta de que estaba hirviendo. ¡Que estamos en una pandemia!», señaló en Twitter.

Analogía ante un problema lento

El denominado síndrome de la rana hervida es una analogía que se usa para describir el fenómeno ocurrido cuando, ante un problema que es progresivamente tan lento que sus daños puedan percibirse como a largo plazo o no percibirse, la falta de conciencia genera que no haya reacciones o que estas sean tan tardías como para evitar o revertir los daños que ya están hechos.

La premisa es que si una rana se pone repentinamente en agua hirviendo saltará, pero si la rana se pone en agua tibia que luego se lleva a ebullición lentamente no percibirá el peligro y se cocerá hasta la muerte. La historia se usa a menudo como una metáfora de la incapacidad o falta de voluntad de las personas para reaccionar o ser conscientes de las amenazas siniestras que surgen gradualmente en lugar de hacerlo de repente.

Esto podría explicar que la sociedad siga sin guardar distancias, haciendo botellones y fiestas. El virus no parece que ya nos de miedo y el impulso a vivir una nueva normalidad ha calado más que las precauciones. Las batallas políticas no han ayudado a tomar medidas comunes. Sí cumplimos con el uso de las mascarillas, pero el caos sobre las que valen o no tampoco ayuda.

Este aviso se produce después de que Sanidad haya advertido a través de un borrador de que existe un alto riesgo de transmisión descontrolada de Covid-19 en territorios con tasas de incidencia por encima de los 250 casos por cada 100 000 habitantes. 

Tasa superior a la marcada por el Ministerio

Actualmente existen nueve comunidades autónomas con una tasa superior a la marcada por el Ministerio, según datos publicados por el Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, CCAES. Serían Madrid (784,71 casos), Navarra (685,71), La Rioja (463,70), Castilla La Mancha (427,48), Castilla y León (398,49), Murcia (385,37), Aragón (370,50), Melilla (356,12), Extremadura (282,29) y País Vasco (269,68).

Todo se produce después de que el Ministerio de Sanidad ha publicado la orden con las nuevas restricciones para frenar la expansión del Coronavirus, que le enfrentan a la Comunidad de Madrid. Las nuevas restricciones, que a día de hoy solo afectarían a la región que dirige Isabel Díaz Ayuso, serán de obligado cumplimiento en un plazo máximo de 48 horas. 

Esta orden ministerial fue aprobada ayer en el Consejo Interterritorial de Salud, según el ministro de Sanidad, Salvador Illa, por consenso». No obstante, las Comunidades gobernadas por el PP votaron en contra, también el Ejecutivo madrileño.