En el tercer encuentro de pretemporada para los de Pérez Herrera, quinto incluyendo la eliminatoria frente al Puente Genil, los azulinos se enfrentaron en el Doro Stadium a la Algaida en un choque que terminó con empate a dos.

Los xerecistas, con un once plagado de jugadores del filial, siguieron acumulando minutos en las piernas, antes del duelo de semifinales de este viernes de la Copa RFAF ante el CD Utrera.

El once titular del Xerez DFC lo formaron César; Curro Rivelott, Juli Pendín, Basto, Beni; Adri Rodríguez, Baeza, José Antonio; Javi Valenzuela, Jacobo, y Antonio Sánchez.

En la primera parte, el Xerez comenzó anotando en su primera llegada. En una falta lateral, Antonio Sánchez cabeceaba a la red un centro de su tocayo Antonio Jesús. El delantero, que acaba de ser padre, dedicó el gol a su hijo Manuel recién nacido.

Al cuarto de hora, Baeza recibió un balón en la frontal y conectó un gran disparo ajustado ante el que nada pudo hacer el meta local. Los dos goles del cuadro azulino no serían los únicos y es que el Algaida conseguía igualar la contienda antes del descanso.

Primero, al aprovechar Rubén un saque en largo de su portero y a cuatro minutos del final tras un centro lateral que remataba Robe en el segundo palo.

Tras la reanudación, el partido disminuyó en intensidad. Los cambios en ambos conjuntos y un fuerte encontronazo entre Basto y Juli. Ambos jugadores tuvieron que ser sustituidos.

En la segunda mitad, Antonio Sánchez anotaría un tanto que sería anulado por el colegiado. El propio delantero, junto a Edet y Baeza tuvieron las más claras, pero el resultado no volvería a moverse.

Basto, bien tras el choque

La nota negativa del encuentro fue el choque entre los canteranos Juli Pendín y Basto. Sin embargo, uno de los afectados ya ha confirmado que solo fue un susto. Joselito Basto ha asegurado que «todo está ya en orden». 

«Agradecer ante todo el trato de los compañeros que estuvieron conmigo en todo momento. Solo ha sido un susto y todo está ya en orden. Contando las horas para volver al trabajo», aseguraba el canterano xerecista.