La generosidad de los andaluces ha hecho posible superar la cifra de los 1.500 trasplantes de hígado esta semana en el Hospital Universitario Virgen del Rocío después de que en 1991 un equipo de profesionales liderados por el doctor Ángel Bernardos realizara el primero en este centro sevillano.

Así, en estos casi 30 años de actividad, se ha elevado el número medio de trasplantes anuales realizados en el hospital sevillano, pasando de hacer una media de 50 en los inicios del programa de trasplante, hasta alcanzar los 70 en su plena madurez, según destacan en un comunicado desde el centro hospitalario.

Han destacado que este incremento viene principalmente por una mayor concienciación de la ciudadanía en pro de la donación, «quienes conscientes en momentos tan difíciles como la pérdida de un ser querido, dicen sí a la donación«.

En este sentido, los diferentes coordinadores de trasplantes han realizado «una encomiable labor en la promoción de la donación y en el abordaje de situaciones de alto estrés, ofreciendo ayuda a las familias de donantes».

Mejoras en el programa de trasplantes

También han mejorado el proceso de selección de los candidatos a trasplantes realizado por hepatología, y el desarrollo de un laboratorio móvil intraoperatorio durante la cirugía del trasplante.

Esto ha permitido a más del 50% de los pacientes no recibir transfusión de hemoderivados durante la cirugía. En los últimos años el equipo de trasplante hepático, liderado por el doctor Miguel Ángel Gómez Bravo, ha adquirido una gran experiencia, incorporando en los protocolos nuevos materiales y adaptando tiempos quirúrgicos.

«Ha permitido reducir los días de hospitalización y una reincorporación del paciente más precoz a su vida», han indicado desde el Virgen del Rocío.

Los avances durante estos años han venido también de la mano nuevos fármacos inmunosupresores que hacen posible que la tasa del temido rechazo del órgano haya pasado del 40% al 10% en la actualidad.

«En un futuro muy próximo», el equipo multidisciplinar tiene previsto incorporar nuevas técnicas y procedimientos seguros y validados en centros de prestigio.

Estos nuevos procedimientos permitirán recuperar órganos, con el objetivo de «seguir avanzando en el camino de poder ofrecer nuevas oportunidades de vivir a más personas».

«Siempre manifestando el más profundo agradecimiento de corazón a todos los donantes, a sus familias y a las asociaciones de pacientes trasplantados«, han concluido desde el Virgen del Rocío.