El Hospital Regional Universitario de Málaga ha reformado la planta de hospitalización de Enfermedades Infecciosas. Dispondrá de una zona de aislamiento de alto nivel y contará con nueve habitaciones de aislamiento.

Desde el inicio de la pandemia, este ala ha sido la que más pacientes ha acogido con sospecha de coronavirus.

Una vez concluido el periodo de mayor asistencia a pacientes con patología respiratoria, se comenzó una obra de reforma integral de la planta.

El objetivo, han precisado, es que estuviese preparada para la asistencia de pacientes del servicio de Enfermedades Infecciosas a lo largo del otoño. En los próximos días esta planta  del Hospital Regional de Málaga comenzará a funcionar para atender a los pacientes a cargo del servicio.

La zona reformada de aislamiento contará con nueve habitaciones, cuatro de ellas con presión negativa, cinco habitaciones de aislamiento convencional y una zona de vestuario para colocación de equipos. La obra ha supuesto la renovación del sistema de tuberías de gases medicinales y toda la instalación eléctrica. Además se han reparado todas las habitaciones y pasillos de la planta.

Asimismo, se han remodelado los cuartos de baño de las habitaciones para hacerlos más amplios y accesibles. También se renuevan los equipos audiovisuales en todas las habitaciones para mejorar la comunicación con los pacientes.

Una reforma necesaria

El jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, José María Reguera, ha explicado la importancia de la reforma de la planta. Una planta que entre marzo y junio ha atendido a más de 600 pacientes con sospecha de Covid-19.

«En los últimos 20 años hemos asistido a diversos brotes de enfermedades que ponen de manifiesto la necesidad de zonas de aislamiento», ha precisado.

Así, ha apuntado que estas unidades «pueden ser utilizadas de manera cotidiana para pacientes con necesidades de aislamiento en el Hospital Regional.

Estas habitaciones de aislamiento cuentan con presión negativa para generar una presión inferior dentro de la habitación en relación con la zona que la rodea. Así se evita la trasmisión de patógenos que se propagan por vía aérea.

Las esclusas que disponen estas habitaciones de aislamiento de alto nivel constan de dos puertas que no se pueden abrir de forma simultánea para mantener las condiciones de presión a ambos lados, garantizando de esta forma la seguridad del resto de pacientes y de los profesionales.

A consecuencia de la pandemia del coronavirus, está previsto que esta unidad de hospitalización acoja en los próximos meses a pacientes ingresados con infección por COVID-19. Sin embargo, esta planta del Hospital Regional de Málaga está concebida para ingresar también a personas con infecciones sistémicas de la comunidad –sepsis, zoonosis, parasitosis–, infecciones virales como la gripe, además de infecciones órgano-específicas, como endocarditis o tuberculosis, infecciones por VIH y sus complicaciones o malaria.

El servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Regional Universitario de Málaga está compuesto por una plantilla de 42 profesionales, de los que 12 son facultativos y 30 profesionales de enfermería. Cada año atienden más de 9000 consultas externas y asisten a más de 800 pacientes en hospitalización.