Un ensayo de fase 1 de una vacuna de ARNm en fase de investigación para prevenir la infección por SARS-CoV-2 Coronavirus ha demostrado que la vacuna es bien tolerada y genera una fuerte respuesta inmunológica en los adultos mayores. Esta vacuna está siendo desarrollada por la compañía Moderna.

La vacuna experimental, el ARNm-1273, fue desarrollada conjuntamente por investigadores del NIAID y de Moderna. La fase 1 del ensayo comenzó el 16 de marzo, y se amplió para incluir a los adultos mayores un mes más tarde.

Los adultos mayores son más vulnerables a las complicaciones de Covid-19 y son una población importante para la vacunación. Entender cómo la vacuna afecta a los adultos mayores es una parte crítica para medir su seguridad y eficacia.

En su expansión para incluir a los adultos mayores, el ensayo de Moderna reclutó a 40 voluntarios sanos: 20 adultos de 56 a 70 años, y 20 adultos de 71 años o más. Diez voluntarios de cada grupo de edad recibieron una dosis menor de la vacuna (25 ug); mientras que otros 10 voluntarios de cada grupo de edad recibieron una dosis mayor (100 ug).

Después de aproximadamente un mes, los voluntarios recibieron una segunda dosis de la misma vacuna con la misma dosis. A lo largo del estudio, los voluntarios asistieron a visitas clínicas para hacer un seguimiento de sus respuestas a la vacuna y evaluar la seguridad.

Los resultados

En general, los investigadores encontraron que la vacuna de Moderna en investigación fue bien tolerada en este grupo de edad avanzada, según los resultados publicados en un artículo en la revista científica ‘New England Journal of Medicine’. Aunque algunos voluntarios experimentaron algunos efectos adversos transitorios; como fiebre y fatiga después de la vacunación; los investigadores encontraron que también mostraron una buena respuesta inmunológica a la vacuna: la sangre de los voluntarios vacunados contenía robustos anticuerpos aglutinantes y neutralizantes contra el SARS-CoV-2.

Es importante señalar que la respuesta inmunológica a la vacuna observada en los voluntarios de más edad era comparable a la observada en los grupos de edad más jóvenes.

En el estudio se seguirá haciendo un seguimiento de los voluntarios de más edad durante aproximadamente un año después de la segunda vacunación para vigilar los efectos a largo plazo de la vacuna. Según los investigadores, los resultados de la fase 1 del ensayo apoyan la prueba de la vacuna en investigación en los adultos mayores; puesto que ha sido un gran ensayo de fase 3 en curso.

La vacuna rusa contra el coronavirus no provoca efectos adversos

Los 5.000 voluntarios que han probado la vacuna rusa contra el coronavirus Sputnik V no han presentado efectos adversos significativos durante los ensayos. Esta información ha sido revelada por el director del Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, Alexander Guintsburg.

«Sputnik V se administró a más de 5.000 ciudadanos durante las pruebas clínicas y la vacunación de los voluntarios; sin que se registraran reacciones colaterales indeseables; excepto las descritas en la instrucción médica», ha indicado Guintsburg, según informa la agencia de noticias rusa Sputnik.

Rusia registró oficialmente el 11 de agosto la vacuna Sputnik V, desarrollada por el Centro Gamaleya en cooperación con el Fondo de Inversión Directa de Rusia (FIDR) y que actualmente se encuentra en la tercera fase de ensayos clínicos.

El director del FIDR ha dicho que los resultados de esas pruebas permitirán determinar si la vacuna Sputnik V es segura para los ancianos o no. Asimismo, ha subrayado que no cree que el fármaco tenga efectos negativos para las personas ancianas.

La vacuna consta de dos componentes

Sputnik V genera hasta dos años de inmunidad, según sus desarrolladores. La vacuna consta de dos componentes: el primero se basa en el adenovirus humano tipo 26; y el segundo, en el adenovirus humano recombinante tipo 5. El medicamento se administra dos veces, con un intervalo de 21 días.

Dimitriev ha dicho también que el FIDR espera producir unos 10 millones de dosis al mes de la vacuna contra el coronavirus. Con ese nivel de producción, se podrá vacunar a todos los ciudadanos que lo deseen en Rusia. El plazo establecido será de seis a nueve meses. «Rusia, sin duda, será el primer país del mundo en vacunar con éxito a toda la población contra el coronavirus», ha asegurado.

El director del FIDR ha destacado el interés internacional por la vacuna rusa. Así, ha señalado que ya se han recibido solicitudes de «1.200 millones», de países de Asia, Oriente Próximo e Iberoamérica.