Granada abre las puertas de todos sus centros cívicos

La normas establecidas en todos los centros cívicos contemplan el uso obligatorio de mascarilla para las personas mayores de seis años

El Ayuntamiento de Granada ha reabierto ya todos los centros cívicos municipales, tras el paréntesis de agosto en el que la mayoría han permanecido cerrados por ausencia de actividad, y con las medidas de seguridad establecidas para no contribuir a la propagación del coronavirus.

Según ha indicado la concejal de Participación Ciudadana de Granada, Eva Martín, en una nota de prensa, «la importancia de reiniciar la actividad en estos espacios fundamentales para fomentar el encuentro de los vecinos».

Tras señalar que hasta ahora han permanecido cerrados los centros de Marqués de Mondéjar, Lancha del Genil y Chana (edificio de Las Perlas) «ya que en el edificio de MercaChana y el centro cívico Norte ha estado abierta la oficina de registro».

Eva Martín ha afirmado que, en el contexto de la nueva situación sanitaria, podrán ceder espacios para reuniones ciudadanas, con limitación de aforo y siempre que se cuente con el visto bueno de Prevención de Riesgos Laborales del Ayuntamiento.

«Tenemos que ser responsables con el respeto de las medidas descritas, así como en lo que se refiere a la asistencia de los ciudadanos que acudan a una reunión organizada por alguna asociación», ha afirmado.

Medidas de seguridad

Por el momento, la normas establecidas en todos los centros cívicos contemplan el uso obligatorio de mascarilla para las personas mayores de seis años, salvo que concurra alguna de las excepciones de esta obligación contenidas en el apartado 2 del artículo 6 del Real Decreto-ley 21/2020 de 9 de junio.

Además se evitará la coincidencia masiva o aglomeraciones de personas y se exigirá respeto del aforo en cada sala y acatamiento de las indicaciones del personal del Centro.

Tampoco está permitido usar materiales compartidos, el préstamo de medios audiovisuales (proyectores, pantallas, ordenadores portátiles), modificar la ubicación del mobiliario de las diferentes salas, que será dispuesto para minimizar posibles contagios.

Serán las personas cesionarias de los espacios, las que deberán de llevar a cabo la desinfección del mismo, así como los utensilios existentes con productos virucidas autorizados.