El Hospital Cruz Roja de Córdoba abre una nueva unidad

Se trata de la Unidad de Enfermedad Tromboembólica y, desde ella, el Cruz Roja de Córdoba «favorecerá la detección precoz de los casos más graves»

El Hospital Cruz Roja de Córdoba ha abierto una Unidad especializada en el abordaje de las Enfermedades Tromboembólicas.

Estas son las causantes de muchas patologías como ictus, infartos, isquemias, trombosis venosa profunda y tromboembolismo pulmonar.

Según informa la entidad en una nota, el objetivo de esta unidad es «favorecer la comunicación y coordinación entre los distintos especialistas implicados en la atención a las personas afectadas». Tal es así que «una actuación urgente y coordinada es vital en estos casos».

Gracias a ella también se consigue «la actualización constante de los conocimientos y los tratamientos que permita la mejoría continua en la atención».

Código TEP

Desde esta unidad, como actuación prioritaria, el Hospital Cruz Roja de Córdoba va a implantar el Código TEP (Tromboembolismo Pulmonar).

Este «favorecerá la detección precoz de los casos más graves desde su llegada al hospital». De esta forma, «se puede poner en marcha rápidamente un circuito diagnóstico y el tratamiento específico y precoz para así evitar las complicaciones y mejorar el pronóstico».

La Unidad de Enfermedad Tromboembólica va dirigida, fundamentalmente, a la patología venosa —vasos sanguíneos de retorno de los órganos al corazón—.

Sin embargo, también se pueden producir trombos u oclusiones en los vasos sanguíneos arteriales —los que llevan la sangre del corazón a los distintos órganos—.

La complejidad de estas enfermedades y su repercusión en diversos órganos requiere de la actuación conjunta y coordinada de los distintos especialistas implicados.

Para ello, debe contemplarse Medicina Interna como referencia durante la hospitalización y el seguimiento tras el alta.

Han aumentado los casos desde la pandemia

Cabe señalar que, durante la pandemia ocasionada por el SARS-CoV2, se ha observado un aumento de enfermedades trombóticas, tanto arteriales como venosas.

Las mismas parecen estar en relación con diversos factores, como la inmovilidad durante el período de confinamiento, el miedo a acudir al hospital o la propia infección por el virus, según han apuntado desde Cruz Roja de Córdoba.