Ana Obregón, derrotada, se despide definitivamente de su hijo

La actriz vestía de riguroso negro en el funeral de Álex Lequio, su único hijo

Afrontando uno de los momentos más duros de sus vidas, Alessandro Lequio y Ana Obregón han sacado fuerzas para despedir definitivamente a su hijo Álex en una misa funeral que tuvo lugar en el Parroquia de Nuestra Señora de la Moraleja.

Totalmente derrotada, Ana recibió el cariño incondicional de sus hermanas Amelia y Celia. Ambas acompañaron a la actriz en todo momento hasta las puertas de la iglesia.

Junto a ellas, también, la novia de Álex —Carolina Monje—, que no puedo evitar las lágrimas a la llegada de la Iglesia, demostró que mantiene una muy buena relación con toda la familia.

Como no podía ser de otra forma, Alessanddro Lequio contó con el cariño incondicional de su mujer María Palacios y es que, en un segundo plano, ella se ha convertido en un pilar fundamental para el colaborador de televisión en estos momentos.

Entre los asistentes se encuentra, también, los otros hermanos de Ana: Javier García Obregón, que llegó junto a su mujer, María Tevenet, y Juan Antonio, que lo hizo de la mano de Marta Vázquez de Castro.

Advertisement

Haciendo gala de la buena relación que mantiene con la que fuera su familia política, la presentadora Paloma Lago acompañó a su hijo Javier García Obregón en este duro trance, pues el joven mantenía una relación de lo más especial con su sobrino.

Como amigos de la familia, también muchos rostros conocidos acudieron a la Iglesia para despedir a Álex, como fue el caso de Luis Rollán, Terelu Campos, Susana Uribarri, Fiona Ferrer o Ramón García junto a su mujer Patricia Olmedilla.

De riguroso negro, Ana Obregón lució para la ocasión un vestido midi con la parte superior de tull, creación de su amigo el diseñador Alejandro de Miguel.

A juego con el vestido, también una mascarilla con un corazón en color rojo bordado en uno de los laterales y en el otro el nombre de su hijo.

sierra nevada