Esconde el cadáver de su abuela durante 15 años para seguir cobrando

El cuerpo sin vida de la anciana fue ocultado en el congelador del sótano

Eso de que las mentiras tienen las patitas muy cortas depende de cómo, de cuándo y de quién las cultive. A veces la mentira puede ser doméstica -piadosa, según se conoce- o bien altamente delictiva. El encubrimiento de una verdad -de un suceso grave o más o menos trascendente- es una ocultación negligente de cara a la justicia.

Es el secreto que ahora se ha descubierto. Y, con su descubrimiento, se ha acabado de raíz -de plano- una bicoca la mar de rentable que además estaba surtiendo pingües beneficios. Porque la policía ha pillado y detenido a una mujer que desde hacía quince años cobraba la pensión de su abuela muerta.

El número de años, quince, no es ninguna exageración. Quince años con todos sus meses. Cuando la abuela falleció su nieta elucubró un plan maquiavélicamente estratégico. Decidió no decir ni mu. Calló por entero. Prefirió el silencio sepulcral…

¿Para qué? ¿Con qué objetivo? Pues seguir cobrando el dinero que recibía su abuela. Y que, naturalmente, a su abuela correspondía. Tiró por la vía de lo siniestro. ¿Qué hizo? Sin encomendarse ni a Dios ni al diablo la guardó en un congelador de su casa. ¡De película de terror de serie B de los años 70!

Y, sin más, acto seguido, a seguir cobrando. Un año y otro hasta sumar 15. Sin que nadie se percatara de nada. De absolutamente nada. 15 años en los que ha podido cobrar alrededor de unos 200.000 mil euros. Cifra nada desdeñable.

Advertisement

La escena del hallazgo del cadáver parecía salir de una variante del guión del mítico filme ‘Psicosis’. La policía la encontró, en el sótano de casa de la mujer, en Dillsburg (Pensilvania, Estados Unidos), en febrero de 2019. En los meses subsiguientes se abrió la investigación. Para desglosar todos los perfiles del hecho.

Ahora al fin se ha podido descubrir que ha sido la nieta de la mujer, de 61 años de edad, la que escondió aposta, con premeditación, el cadáver -el cuerpo de la abuela- para seguir cobrando la pensión. Remontándonos a la fecha del fallecimiento, fue en marzo de 2004 cuando la nieta encontró a su familiar muerto en su casa, por causas naturales…

Bien es cierto que estuvo a punto a avisar a las autoridades. Ella misma así lo ha confesado. Pero una idea aciaga acampó sobre su poder decisorio. La nieta ha confesado que entonces estaba atravesando un mal momento económico. Y encontró en la estafa un rayo de luz. O una bocanada de soluciones para sus estrecheces económicas.

El plan surtió efecto. Y no a corto plazo precisamente. ¿Cómo fue descubierto 15 años después el cadáver? La pregunta tiene clara respuesta: los nuevos propietarios de la casa encontraron el cuerpo de la anciana en el congelador del sótano de la propiedad que acababan de adquirir.

Naturalmente las investigaciones se han alargado. No han finalizado hasta que no se ha podido demostrar que fue la nieta quien escondiera el cadáver. Ahora todo se ha esclarecido. La policía no puede imputarle y de hecho no le imputa el asesinato de la señora fallecida pero sí la violación del cadáver y la estafa por la pensión.