Un hombre mata a su bebé de 8 meses en un presunto caso de violencia de género

El presunto homicida ha sido detenido en Arcos de la Frontera

Un bebé de unos ocho meses ha fallecido en un supuesto caso de violencia de género, donde la madre, de 31 años de edad, ha sido trasladada a un centro hospitalario como consecuencia de los golpes recibidos y el padre, de 44 años, ha sido detenido por un presunto delito de homicidio. Según ha informado a Europa Press fuentes cercanas al caso, una patrulla de la Guardia Civil acudió al domicilio familiar tras ser avisada de un posible caso de violencia de género en la calle Adolfo Suárez.

Una vez en el lugar de los hechos, hallaron el cuerpo del bebé sin vida, por lo que el padre ha sido detenido por un presunto delito de homicidio. Fuentes de la investigación informan que en la primera inspección ocular en el lugar del suceso y a los cuerpos indican que el bebé pudo morir por asfixia, si bien deberá determinarlo la autopsia.

Antonio Sanz, delegado del Gobierno en Andalucía, ha calificado de lamentables y trágicos los hechos acaecidos en Arcos. Muestra su repulsa y total condena. La lucha contra la violencia de género requiere la necesidad también de proteger a los menores. Informa que no existían denuncias y previas, no teniendo antecedentes el presunto autor del homicidio.

La concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Arcos de la Frontera (Cádiz), María José González, ha señalado que una vez que el detenido abrió la puerta de la vivienda donde la Policía encontró al bebé de ocho meses muerto en el suelo, dijo: «Entrad y haced lo que tengáis que hacer». Según ha explicado en declaraciones a los periodistas, a las 6,00 horas se recibió en la Policía Local una llamada alertando de que «se estaban escuchando muchos golpes y gritos», por lo que los agentes acudieron al lugar de los hechos.

Una vez allí, según ha relatado, ni la Policía Local ni la Guardia Civil consiguió acceder al domicilio hasta que sobre las 8:00 horas el hombre, ahora detenido, abrió la puerta. Fue entonces cuando los agentes accedieron a la vivienda y hallaron el cuerpo del bebé en el suelo de su cuarto asfixiado, según las primeras hipótesis.

Por su parte, la mujer se encontraba «en mal estado» con heridas y contusiones por los golpes, por lo que fue trasladada a un centro hospitalario. La edil ha señalado que la familia estaba incluida en un programa por el cual estaba siendo atendida por los Servicios Sociales del Ayuntamiento arcense, siendo una familia «desestructurada a la que se estaba atendiendo». Asimismo, ha indicado que no consta que hubiera denuncias previas por malos tratos o violencia. Finalmente, ha anunciado que el Ayuntamiento de Arcos ha decretado un día de luto oficial y que las banderas ondean a media asta en señal de luto por el suceso.