El Grupo Minerva de la Policía Chiclanera logra la dispensa del uniforme

Ello garantiza una mayor seguridad para su labor, la lucha contra la violencia de género 

La delegada municipal de Mujer, Pepa Vela, y el delegado municipal de Policía Local, José Manuel Vera, han anunciado la aprobación, por parte de la Subdelegación del Gobierno, de la dispensa de uniforme de los cinco integrantes del Grupo Minerva de la Policía Local de Chiclana, un inspector y cuatro agentes, para llevar a cabo las tareas dirigidas a la lucha contra la violencia de género. En este sentido, Pepa Vela ha resaltado que “se trata de una magnífica noticia para los hombres y mujeres de Chiclana, ya que garantizan mayor seguridad en la lucha contra la violencia de género”.

“Una vez llegamos al Gobierno municipal y ante la demanda de colectivos sociales, solicitamos a la Subdelegación del Gobierno la ampliación del número de dispensas de tres agentes, que debían sumarse a los dos que, en teoría, existían en ese momento. Esta solicitud fue aprobada en marzo de 2016”, ha recordado la delegada de Mujer, quien ha aclarado que, “en noviembre comenzamos a trabajar para renovar la dispensa, pero cuál fue nuestra sorpresa que, al ver el expediente, observamos cómo el anterior Gobierno del PP no había solicitado la renovación y, por tanto, solo tenían dispensa los tres agentes que solicitamos nosotros”. “Por ello, hemos solicitado la dispensa de los cinco agentes del Grupo Minerva, que ha sido autorizada por Subdelegación del Gobierno”, ha indicado Vela, quien ha resaltado que “esto no ha sido posible sin el trabajo de colaboración entre las delegaciones municipales de Mujer y Policía Local y, por supuesto, la disposición de la Subdelegación del Gobierno, con la que tenemos buena sintonía”.

Asimismo, la responsable de Mujer ha resaltado que “el importante trabajo del Grupo Minerva ha supuesto que se haya trabajado en más de 400 expedientes desde el año 2009”. “Consideramos indispensable esta dispensa de uniforme de los agentes de la Policía Local, puesto que así lo reclamaban las propias víctimas de violencia de género. Todo ello, por razones eran muy claras, como la victimización secundaria, ya que el uso del uniforme ‘señala’ a la usuaria ante la comunidad en la que se integra; la garantía de seguridad, por cuanto las labores de seguimiento de los actuantes son perfectamente visibles por el agresor a vigilar, ofreciéndole la oportunidad de evadir la acción policial, con el consiguiente riesgo para las usuarias y el plus extra de dificultad que agrega a los policías”, ha aclarado.

“A esto hay que unir la estigmación de la familia y su entorno, todo esto aumentado más si cabe en el caso de menores y durante el seguimiento realizado en colegios e institutos”, ha expresado Pepa Vela, quien ha añadido que, “además, se aumentaba el riesgo, ya que en las actuaciones previas a la denuncia, la visita y seguimiento de un policía uniformado, informa al agresor de la intención de la usuaria y coloca a ésta en una posición de riesgo. Y, por supuesto, esta dispensa era muy necesaria, ya que permitiría la integración y normalización de las mujeres, ya que en muchos casos las usuarias han cambiado de domicilio, localidad e, incluso, de provincia para normalizar su vida, y este intento es truncado por quienes debieran facilitar y posibilitar la plena integración de ésta en la sociedad”.

Por su parte, José Manuel Vera ha destacado que “se trata de una buena noticia para seguir peleando todos a una por erradicar los casos de violencia de género. Además, quisiera darle la enhorabuena a Pepa por su trabajo al frente de la Delegación de Mujer y a los cinco integrantes del Grupo Minerva por su magnífico trabajo en la lucha contra la violencia machista”.

Hay que recordar que el Grupo Minerva de la Policía Local realiza valoraciones de las víctimas, protección a éstas e, incluso, entrevistas con los agresores. “También tienen un papel importante en esta labor los Juzgados, los centros de salud y la Guardia Civil, porque la coordinación tan importante entre todos estos dispositivos hace que los datos sean positivos, dentro de la problemática que supone esta violencia de género”, ha comentado el responsable del área, quien ha incidido en que “todo ello ha contribuido a que en los últimos años se haya disminuido la cifra de casos por violencia de género”.

Datos de 2017

Así, fruto del trabajo que se realiza desde el Grupo Minerva, el número de víctimas que son atendidas se está reduciendo poco a poco, puesto que el año 2016 comenzó con 62 usuarias y finalizó con 53; mientras que en este 2017 se ha pasado de 51 usuarias en el mes de enero a 47 en mayo, “lo que demuestra que el trabajo firme y silencioso de estos agentes están dando sus frutos, pese a que aún siguen dándose casos de violencia machista, como el sucedido el pasado sábado en una vivienda de La Barrosa”.

En cuanto a lo que llevamos de 2017, destacar que han sido 546 las intervenciones que se han llevado a cabo en Chiclana. Así, en enero el número de víctimas era de 51, de las cuales 48 casos tenían un nivel de riesgo bajo, mientras que 3 tenían un nivel medio. Además, durante este mes, se llevaron a cabo 49 intervenciones con usuarias, de las cuales 24 fueron valoraciones periódicas de evolución del riesgo, cinco contactos telefónicos, tres entrevistas en Jefatura, cuatro visitas a domicilio, cuatro vigilancias, un acompañamiento a centros oficiales, seis consultas y dos incidencias críticas. Por su parte, fueron 13 las gestiones con agresores, entre ellas, cinco contactos telefónicos, tres entrevistas en jefatura, cuatro vigilancias y una detención. Asimismo, se llevaron a cabo 22 gestiones varias, destacando 18 actuaciones distintas a las del grupo.

Por otro lado, en febrero el número de víctimas era de 45, de los que solo dos tenían un nivel de riesgo medio y el resto bajo. No obstante, las intervenciones con usuarias ascendió a 85, aunque solo hubo una intervención con agresores, además de 24 gestiones varias. Ya en marzo, el número de víctimas ascendía a 47, incrementándose los casos de nivel de riesgo medio a seis. Y las intervenciones con usuarias se situaron en 93, mientras que con agresores fueron 7 y otras gestiones 21.

En cuanto al mes de abril, el número de víctimas fue exactamente el mismo al de marzo, aunque las gestiones con usuarias se situó en 69, las intervenciones con agresores en dos y otras gestiones en 19. Por último, en el mes de mayo, el número de víctimas continuaba en 47, aunque el nivel de riesgo medio solo se situaba en dos casos. Y en cuanto a las gestiones con usuarias, destacar que se realizaron 92; mientras que con agresores fueron 12 y otras gestiones 37. “Aún queda mucho trabajo por hacer, no solo desde el Ayuntamiento, sino también desde otras instituciones, entre ellas, el Gobierno Central, al que hacemos un llamamiento para el reclamado Pacto de Estado contra la violencia de género”, ha manifestado José Manuel Vera, quien ha recalcado que “en Chiclana se está haciendo bien el trabajo, aunque se necesita el esfuerzo y el compromiso de la sociedad”.