Autorizan la venta de la finca ‘La Morisca’ de Juan Antonio Roca en Cádiz

Cuenta con un cortijo de 1.385 metros cuadrados de una planta y que se compone de tres viviendas

La Sección Primera de la Audiencia de Málaga, que ejecuta la sentencia del caso ‘Malaya’, ha dado luz verde a la venta por cuatro millones de euros de la finca denominada ‘La Morisca’, en Jimena de la Frontera (Cádiz), que era propiedad de una empresa vinculada al principal condenado en dicha causa, Juan Antonio Roca.

En esta finca, con una superficie aproximada de pastos y montes de 363 hectáreas, se ejercieron labores de cría de reses bravas y entre las instalaciones asociadas a la tauromaquia consta una plaza de toros con corrales y chiqueros. Asímismo, sobre la parcela existe un coto de caza menor, según la web donde se publicitan bienes intervenidos.

Cuenta con un cortijo de 1.385 metros cuadrados de una planta y que se compone de tres viviendas –principal, de caseros y de guarda–, una capilla, bodega-salón, cocinas y oficina, además de dos porches cubiertos. La finca tiene edificios de naturaleza agrícola, como una nave, y una plataforma de aterrizaje de helicópteros.

La administración judicial de los bienes intervenidos a determinados condenados en ‘Malaya’ pidió a la Sala la ratificación del contrato de compraventa suscrito entre Vanda Agropecuaria, como vendedora, y otra mercantil, como compradora; así como el alzamiento de las anotaciones preventivas y del embargo.

El Tribunal muestra en un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, una postura «favorable» a la ratificación de la compraventa del inmueble «en los términos pactados y expuestos por la propia administración judicial» y, además, dio el visto bueno por varios motivos, como la necesidad de obtener dinero de bienes intervenidos.

Asimismo, se argumenta también en la ausencia de ofertas más favorables a la que ahora se presenta a pesar de que aparece en la web ‘www.ventadebienesmalaya-roca.com’, con casi 3,4 millones de visitas, considerando «adecuado el precio de venta pactado según se deriva de los informes de tasación aportados».

La Sala también apunta en su resolución a «la situación de incertidumbre que padece el mercado inmobiliario, así como el hecho de que la propuesta de venta sea acorde al precio actual de mercado, y ello a pesar de ser inferior a la media de los valores de sendos informes de tasación».