Frío intenso en gran parte de Andalucía. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) tiene previsto mantener activados avisos de nivel amarillo por temperaturas mínimas bajo cero. Concretamente en puntos de las provincias de Córdoba, Granada y Jaén durante las primeras horas de este sábado, 2 de enero.

En concreto, en la provincia de Granada estará vigente desde la medianoche y hasta las 9,00 horas de este sábado el aviso amarillo por temperaturas mínimas de hasta 6 y 5 grados bajo cero, respectivamente, en las comarcas de Guadix y Baza y Cuenca del Genil, según detalla la Aemet en su página web, consultada por Europa Press.

En la provincia de Córdoba se activará idéntico aviso en la misma franja horaria por mínimas de hasta dos grados bajo cero en la campiña, mientras que en Cazorla y Segura, en la provincia de Jaén, se podrían alcanzar hasta cuatro grados negativos en ese tramo, cuando también estará activado en esa zona jiennense el aviso por nevadas que podrían acumular hasta 18 centímetros en 24 horas, según informa la Aemet.

Sábado en Andalucía con cielos despejados

Por lo demás, para este sábado la Aemet prevé en Andalucía una jornada de predominio de cielos poco nubosos o despejados, con brumas y nubes bajas matinales en las sierras e interior oriental, con precipitaciones en el noreste de madrugada, quedando los cielos despejados por la tarde.

Las temperaturas mínimas irán en descenso, con heladas en el interior, mientras que las máximas no experimentarán cambios o también bajarán. Se esperan además vientos del oeste o noroeste, ocasionalmente fuertes con rachas muy fuertes en puntos del litoral mediterráneo oriental y zonas altas orientales.

Las temperaturas extremas pueden afectar a la salud de manera directa, causando golpes de calor y deshidratación cuando las temperaturas son elevadas y ocasionando congelaciones e hipotermias en situaciones de frío intenso.

Sin embargo, los estudios llevados a cabo indican que las temperaturas extremas afectan fundamentalmente a la salud de manera indirecta, pues el mayor número de problemas de salud en estas situaciones, se produce como consecuencia del agravamiento de enfermedades crónicas en personas sensibles, sobre todo en aquellas de edad avanzada, y en caso de bajas temperaturas, además, como consecuencia de accidentes derivados de las heladas.

El frío intenso puede afectar a la salud de diversas maneras: 

  • Provocando enfermedades directamente ligadas con el frío, como congelaciones y cuadros de hipotermia.
  • Favoreciendo la aparición de enfermedades como la gripe, bronquitis, neumonías y agravando enfermedades crónicas, sobre todo las cardíacas y respiratorias y también reumáticas.
  • Facilitando los accidentes, tanto de tráfico como por caídas a causa del hielo formado.
  • Aumentando el riesgo de incendio y de intoxicación por monóxido de carbono a partir de chimeneas, estufas de gas, braseros, etc.

La personas con mayor riesgo ante el frío intenso con:

  • Las personas mayores. Los mecanismos defensivos ante el frío (vasoconstricción, tiritona) se encuentran debilitados en muchas personas mayores lo cual tiene que ver, entre otras razones, con la pérdida de la capacidad de sentir los cambios de temperatura que impiden la adecuada respuesta de adaptación.
  • Los recién nacidos y los lactantes. Los bebés pierden calor más rápidamente que los adultos. Su sistema de respuesta neurovascular todavía no está tan desarrollado como el de un niño o un adulto para luchar contra el frío. Además, no tienen una actividad física  espontánea suficiente para conseguir entrar en calor y no pueden avisar claramente de que tienen frío.